miércoles, 9 de agosto de 2017

CAT'S LOVE


El gato rondó la vitrina con disimulo, para después cambiar de táctica y comenzar a maullar suavemente y a arañar de forma casi imperceptible el marco de la puerta. Yo desconocía sus intenciones, pero está claro que su estrategía era la correcta porque no tardó en conseguir una cita con la gatita de la cola plateada. Sí, la que vive en el tercer estante, al fondo a la derecha...


4 comentarios:

  1. ¡Que bonitas! No me extraña que tu micifú se enamorase perdidamente...
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La colección sigue creciendo, Carmen. En esta ocasión gracias a la gatita, que atrajo al minino...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Eso son los tipicos amores de verano... vete a saber con que intenciones,
    tu gato , quiso ligarse a la gatapipa... o será un livinidoso, o solo era para
    fumarsela, no creo que lleguen al matrimónio....
    Hay que reconocer que la hembra se lo vale, pero tampoco se la vé muy
    para la labor. En todo caso da la impresión que el asunto puede llevar cola...
    Vigila el gato, que con los amorios, se pierde el hambre... y puede quedar
    "chupado"....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pobre linda gatita! Aunque no me parece que el gato venga con malas intenciones. No tiene pinta de mal tipo...
      Amigo... ¡algunos amores de verano duran luego muchos inviernos!
      Un abrazo, Fernando.

      Eliminar